Cojín ergonómico de espalda

El cojín ergonómico de espalda alivia el dolor lumbar y promueve una postura saludable. Está hecho de espuma viscoelástica de alta calidad y cuenta con correas ajustables para asegurar su posición en diversos tipos de asientos. La cubierta es transpirable y lavable. Advertencia: suspender si hay irritación.

El cojín ergonómico de espalda es una solución diseñada para aliviar el dolor en la parte baja y media de la espalda, ofreciendo soporte y promoviendo una postura saludable. Este cojín es especialmente útil para personas que pasan largos períodos sentadas, ya sea en el trabajo, en casa o durante viajes prolongados en automóvil.

Fabricado con una espuma viscoelástica de alta calidad, este cojín proporciona un soporte resistente y eficaz que se adapta a la curva natural de la espalda, ayudando a mantener una alineación adecuada de la columna vertebral y reduciendo la presión sobre el área lumbar. Su diseño ergonómico moldeado aerodinámicamente garantiza que el cojín nunca se aplane, brindando un apoyo constante y duradero para el usuario.

El cojín está equipado con dos correas ajustables seguras que mantienen el cojín en su lugar y evitan que se deslice hacia abajo mientras se está sentado. Estas correas de extensión permiten que el cojín se ajuste perfectamente a una variedad de asientos, incluyendo sillas de oficina, sillas de computadora, sillones, sofás, asientos de automóvil, sillas de ruedas y asientos reclinables.

La cubierta del cojín es transpirable, extraíble y lavable, con una malla 3D que permite la circulación del aire para mantener al usuario fresco y cómodo durante todo el día. Además, la composición del cojín incluye poliuretano, elástico y algodón, garantizando durabilidad y confort.

Es importante tener en cuenta las contraindicaciones y advertencias asociadas con el uso de este cojín. Si el dolor persiste, se incrementa o se experimenta irritación, sensibilidad en la piel (como enrojecimiento, urticaria o inflamación), se recomienda suspender su uso y consultar con un médico para recibir orientación adicional.

En cuanto al cuidado del cojín, se recomienda lavarlo a mano con agua tibia y jabón suave, evitando el uso de secadora, plancha, suavizantes, blanqueadores y la exposición directa al sol. Después del lavado, se puede secar con una toalla suave y seca para mantener su forma y calidad.