Discos Frios para Senos

Los discos fríos para senos son ideales para tonificar, afirmar y aliviar las molestias asociadas con la mastitis y la congestión mamaria. Recomendados en postoperatorios, ayudan a reducir el edema y acelerar la cicatrización.

Los discos fríos para senos son un producto diseñado para proporcionar alivio y beneficios terapéuticos a las mamas. Estos discos tienen múltiples aplicaciones, desde ayudar a tonificar y afirmar la fibra de las mamas hasta aliviar la mastitis y la congestión mamaria, especialmente durante la lactancia.

Uno de los usos principales de los discos fríos para senos es en el postoperatorio, donde ayudan a reducir el edema y a acelerar el proceso de cicatrización. El frío aplicado de manera controlada ayuda a contraer la fibra muscular, lo que puede ayudar a desvanecer la piel de naranja y tonificar los tejidos mamarios.

El modo de empleo de los discos fríos para senos es simple y efectivo. Para utilizarlos en frío, se deben colocar en el congelador dentro de la bolsa plástica que los acompaña durante al menos 2 horas. Luego, se aplican en la parte del cuerpo deseada durante 30 minutos, repitiendo el proceso según las recomendaciones médicas. Para usarlos en caliente, se sumergen en agua caliente (baño María) hasta que alcancen la temperatura deseada y se aplican en la piel hasta que pierdan calor.